Según Domingo Páez, el diseño del gobierno de Luis Abinader es un diseño exclusivamente empresarial porque es para entregar a los empresarios las propiedades del estado y los servicios que aún están bajo la gestión del mismo y el esquema de mantenimiento de militantes de los partidos de la fuerza del pueblo y el PRM en el estado.

En el mismo orden, dice que esto implicará que se privatice lo que queda del sector eléctrico además de que el combate a la corrupción se reduzca.