Este nuevo fármaco REGN-COV2, desarrollado por la farmacéutica Regeneron, es una combinación de dos anticuerpos monoclonales (que son todos iguales) dirigidos contra la proteína Spike del SARS-CoV-2. Actualmente se encuentra en fase 2 y 3 de ensayos clínicos para el tratamiento de la COVID-19 y en otra fase 3 para prevenir la infección en hogares donde viven personas infectadas.

Al contagiarse de COVID-19, Donald Trump se ha convertido en una de las personas que ha participado voluntariamente en los ensayos de este nuevo fármaco en estudio. Tan bien le ha ido que el presidente estadounidense ha considerado una “bendición de Dios” contraer la enfermedad, ya que ello le ha permitido comprobar la eficacia del cóctel experimental de Regeneron.