Muchos tal vez solo logren ver al café como la mezcla de agua con granos de cafeína, pero la verdad es que esta simple bebida aporta demasiados nutrientes esenciales a nuestro organismo. Una sola taza te brinda riboflavina (vitamina B2) ácido pantoténico (vitamina B5), manganeso, potasio, magnesio y niacina. En la dieta occidental, es la mayor fuente de antioxidantes. Ya que, posee más que la mayoría de las frutas y verduras.

El café se descubrió en el año 300, en Etiopía, pero fue hasta el siglo XV que se empezó a tostar sus granos para prepararlos como infusión.