El abogado José Martínez Brito aseguró que tiene evidencias de que las compras por concepto de catering realizadas con la empresa Waterloo Enterprises relacionada, según su número de registro, a Edgar Gonzales Barrado y a Marcelo Guzmán Álvarez, este último supuesto sobrino del ministro de Relaciones Exteriores, Roberto Álvarez, no atravesaron ningún proceso de licitación durante su ejecución.

Martínez Brito relató durante una entrevista telefónica con el programa Despierta con CDN que las compras realizadas tampoco se compararon con otras propuestas y que la ley es muy clara a la hora de establecer límites entre los negocios desarrollados a través de familiares de funcionarios del Estado.