La Policía Nacional ha desmantelado una plantación subterránea de marihuana de 300 metros cuadrados situada bajo un olivar de Toledo, que es la mayor de sus características hallada en España por este cuerpo policial, en una operación en la que han sido detenidos cuatro hombres de un clan familiar.

La plantación se encontraba en un zulo excavado con este fin a 4 metros de profundidad bajo un olivar ubicado en el paraje del Cerro de los Palos, muy próximo a la ciudad de Toledo, dentro de una finca que era propiedad de uno de los cuatro detenidos, en cuyo interior fueron halladas 1.022 plantas de cannabis.