Los tatuajes sanadores de mandinga son ni más ni menos que una vuelta a la vida para todas aquellas personas que por algún motivo especial les toco vivir la traumática experiencia de ver afectada su imagen y salud por accidentes de todo tipo.

Cuando la medicina estética ya no encuentra recursos para solucionar visualmente esas cicatrices que quedarán de por vida aparece nuestro amor por el tatuaje e ingenio para transformar el dolor en arte.