La periodista Dulce García Robles fue golpeada, al igual que otros miembros de la prensa luego que reclamarán la libertad del dirigente del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa (SNTP), Ivan Echavarria, cuando este fue apresado durante el toque de queda en un recinto policial de San Pedro de Macorís.