«Eso es lo único que yo tengo, yo no tengo más nada», grita desconsolada la madre de los niños envenenados por su padre en frente del hotel donde fue hallada muerta su niña en el municipio de Constanza, La Vega.

La madre llora mientras las autoridades realizan las investigaciones en el referido lugar, luego de que la menor falleciera tras ingerir una comida envenenada por su padre.

Por el hecho también permanece en estado delicado el hijo mayor de ambos, quien se encuentra delicado en el Hospital Pedro A. Céspedes