En Asignatura Política conversan sobre los choferes del transporte público de Santiago, quienes apiñan seis pasajeros en sus vehículos sin tomar en cuenta el distanciamiento físico frente al riesgo de contagio del Covid-19. La situación preocupa a médicos, autoridades y representantes del sector transportista. Al menos 40 choferes han dado positivo al coronavirus en Santiago, tras hacerles pruebas rápidas.

Los carros del concho son un foco importante de contagio del virus, debido a que los choferes abordan cuatro pasajeros en el asiento delantero y dos en el delantero. Los usuarios aunque usan mascarillas en su mayoría no se desinfectan las manos al montar y desmontarse de los autos y además se transportan apretujados como sardinas, dicen expertos en salud, quienes estiman que hay que tomar en cuenta esa situación si en realidad se quieren disminuir los casos de coronavirus.