Tras consolidar un acuerdo entre la dirigencia del partido Revolucionario Moderno en Santiago, el Poder Ejecutivo designó al nuevo director general y presidente del consejo de la Corporación de Acueducto y Alcantarillado de Santiago.

Con este decreto se pone fin al conflicto interno, debido a que al cargo aspiraban el exdiputado Robinson Díaz, ligado a la corriente del presidente del Partido Revolucionario Moderno, José Paliza y Silvio Carrasco, de expresidente de la república Hipólito Mejía y la vicepresidenta Raque Peña.