Desde las 9:00 de la noche de este lunes, el estado de emergencia sanitaria de­cretado por el Poder Ejecu­tivo, con apoyo del Congre­so Nacional, entra en una nueva etapa y prueba an­te la comunidad, tras des­aparecer y hasta ser flexi­bilizadas algunas medidas relacionadas con apenas el toque de queda vigente que hoy sube de horario.

Las aglomeraciones de personas en actividades oficiales, incluyendo actos del presidente de la Repú­blica, y otros eventos par­ticulares, en los que son evidentes los grupos de personas en playas, balnea­rios y colmadones, dan for­ma a cuestiones normales de la cotidianidad.