Un gran incendio ha destruido esta madrugada el hacinado campo de refugiados de Moria , en la isla griega de Lesbos, obligando a evacuar a sus más de 12.0000 habitantes. Por el momento no hay noticias de que se hayan producido muertos, aunque sí hay heridos por inhalación de humo.

No está claro qué originó el incendio, pero todo apunta que fue provocado. Algunas fuentes señalan a los propios migrantes, que habrían prendido fuego en protesta por las normas de confinamiento por la Covid-19. Otras fuentes aseguran que fueron ultraderechistas que acudieron al campo tras saberse que había un foco de coronavirus. Moria, que lleva desde marzo sometido a unas reglas muy estrictas, fue puesto bajo cuarentena hace una semana tras la detección de un primer caso de Covid-19 y desde entonces se habían identificado otros 35 infectados.