Dentro de la sala de mapas de la Casa Blanca, un pequeño grupo de asesores se sentaron alrededor de una mesa y acribillaron al presidente con acusaciones y críticas sobre todo, desde la mentira hasta la incompetencia. El equipo, dirigido por el exgobernador de Nueva Jersey Chris Christie, estaba preparando a Donald Trump para el ataque que esperan de Joe Biden en el escenario del debate el martes por la noche.