El director del Hospital Regional Universitario José María Cabral y Báez, Bernardo Hilario, denunció este miércoles que encontró en el lugar una nómina abultada con un 30 % del personal tanto médico como administrativo sin ejercer ninguna función, lo que se califica como “botella”.

Hilario indicó que también que el referido hospital tiene una deuda de RD$ 60 millones.