A través de su cuenta de Twitter en la tarde del sá­bado el ministro de Salud, Plutarco Arias, confirmó que un empleado fue sus­pendido de sus labores, lue­go de presuntamente co­meter actos de corrupción dentro del Ministerio de Salud Pública.

En tanto, la Dirección Ge­neral de Ética e Integridad Gubernamental (Digeig) in­formó que la suspensión de un funcionario del Ministe­rio de Salud Pública se debió a que este presuntamente tramitaba empleos a cambio de dinero.

La gravedad del caso en Salud Pública es así. Un médico, una enfermera o un bioanalista, que tiene garantizado su perma­nencia en el Estado, el in­teresado pagaría de entre 30 y 50 mil pesos.