Bad Bunny asombró a la Gran Manzana después de tirarse un concierto sorpresa que comenzó en el estadio de los Yankees. Benito se encargó de paralizar Nueva York con un show espléndido que sucedió arriba de un camión y sorprendió a miles de fanáticos.

Todo esto pasó como uno de los esfuerzos de Bad Bunny para conectar con sus fans. El concierto sorpresa del reggaetonero se desarrolló sobre un camión que llevó a Benito hasta el Hospital Harlem.