Los incendios de California, que han dejado al menos 36 muertos y han arrasado más de 1,7 millones de hectáreas, están alimentados por el cambio climático, según funcionarios en California y Washington.

El gobernador de California, Gavin Newsom, el alcalde de Los Ángeles, Eric Garcetti, y el gobernador de Washington, Jay Inslee, reiteraron que los incendios en sus estados son el resultado de la crisis climática, desafiando las afirmaciones del presidente Donald Trump de que fueron el resultado de una mala gestión de la tierra.

Hay 87 incendios activos en la costa oeste de EE. UU., incluidos al menos 25 grandes incendios en California, según el Centro Nacional Interagencial de Bomberos.