La cuarentena le ha salido cara a los clientes de las distribuidoras de electricidad, en especial los de Edeeste, que a pesar de que muchos ya no están recluidos en sus casas, continúan recibiendo facturas de energía con alzas de hasta 200 por ciento.

Los casos se dan en clientes de las tres empresas distribuidoras, sin embargo, las quejas contra EdeSur duplican las de EdeEste y Edenorte.