La industria energética de Estados Unidos se preparaba este miércoles para enfrentar en las próximas horas marejadas ciclónicas y rachas de viento catastróficas al acercarse peligrosamente el huracán Laura a las costas de Texas y Luisiana, donde hay grandes plataformas de petróleo, y esto se pudo captar desde los estragos que ha dejado la tormenta.