Es el nuevo vídeo que indigna en Estados Unidos y que lleva desde hace escasas horas corriendo como la pólvora a través de redes sociales. Los oficiales de policía en Kenosha, Wisconsin, han disparado hasta en siete ocasiones a un hombre negro que intentaba entrar en un coche, según muestran las imágenes grabadas con un teléfono móvil.

La víctima, que se encuentra en estado grave en el hospital, responde al nombre de Jacob Blake, según el gobernador de Wisconsin, Tony Evers.