El 90% de los 1.5 millones de microempresas del país no tiene acceso a las políticas gubernamentales de apoyo económico implementadas para librar los efectos de la pandemia del Covid-19, debido a que opera en la informalidad. Y por si fuera poco, la mayoría tampoco cuenta con la posibilidad de acceder a un crédito de la iniciativa privada, porque sus propietarios no están bancarizados.

Desde el Ministerio de Industria, Comercio y Mipymes (MICM) han incluido a los pequeños negocios que han podido identificar en el programa “Quédate en casa”, que consiste en una tarjeta en la que el Estado les deposita dinero para que puedan comprar alimentos básicos en los supermercados.