Desde las explosiones del puerto de Beirut los hospitales del país se encuentran saturados, no solo por los miles de heridos, sino porque parte de los centros médicos quedaron en ruinas. Uno de los primeros países en reaccionar ante la crisis desatada en esa nación árabe ha sido Rusia, que no dudó en enviar médicos y servicios de rescate a la zona afectada.