En Despierta RD, hablan sobre el caso que un agente de la Policía Nacional, vestido de sacerdote, mató a un hombre de disparo en la cabeza durante el secuestro de un niño y su madre, en un hecho registrado en el sector La Cruz, en el municipio Cotuí, provincia Sánchez Ramírez.

El policía entró a la casa de José Antonio Reyes Ulloa (El Gordo) disfrazado de sacerdote, aprovechando que el hombre había pedido hablar con un cura, pero, una de las preguntas que repercutan es… ¿Quién prestó la sotana a la policía?