El asesinato de un hombre a manos de un miembro de la Policía Nacional vestido de sacerdote ha causado rechazo en algunos miembros de la iglesia católica, quienes repudiaron que la institución haya usado la imagen de un párroco para cometer el crimen.

Monseñor Victor Masalles, obispo de la Diócesis de Baní, cuestionó qué pasará la próxima vez que un delincuente confíe en un cura.

El comunicador Joel Adames, le responde fuertemente al obispo, porque el suceso fue una escena sumamente cruda, agregando que el agente policial debió “matarlo tres veces”, y pone en manifiesto los secretos que la iglesia católica ha resguardado por años.