Israel ha vivido protestas en hasta treinta puntos de todo el país el pasado miércoles debido a una violación en grupo de una chica de 16 años en la ciudad de Eilat. El caso ha despertado la rabia de cientos de personas que han salido a las calles para denunciar la situación de las mujeres en el país y pedir soluciones al Gobierno.

La chica ha asegurado a los investigadores policiales que uno de los atacantes habló con ella el día siguiente: “Me dijo que tenía vídeos y me preguntó si quería que me los enviara, pero no fui capaz de soportarlo”. Las autoridades aseguran que esos vídeos ya han sido borrados de sus móviles.