Un ciudadano de Arabia Saudita saltó y nadó sobre la espalda de un tiburón ballena en el mar Rojo mientras un grupo de estos escualos nadaba cerca de su bote. Hoy en día no existe una estimación fidedigna de la población mundial de tiburones ballena, una especia considerada en peligro de extinción por la UICN debido al impacto de la pesca y los choques con embarcaciones.