Residentes de un vecindario en Texas permanecen en sus hogares por varias horas por lo que la policía califica como una escena activa de crimen luego que un hombre abriera fuego contra agentes que respondieron a una llamada de emergencia, dejando al menos tres oficiales heridos. El sospechoso se atrincheró en una vivienda donde habría tomado a varios rehenes.