Los senadores tienen un salario base de RD$320,000 mensuales a lo que se suman, $50,000.00 de gastos de representación; $25,000 de viáticos; $25,000 de dietas, $3,500 por sesión y $2,500 por cada reunión de comisión. Los diputados, por su parte, tienen un salario de $175,500; gastos de representación por $35,000; $45,000 de dieta.

A esos beneficios hay que agregar dos exoneraciones de vehículos (siempre de lujo) y los barrilitos que en el caso de los senadores de las provincias más pobladas llegó a ser de más de 40 millones de pesos en los cuatro años de ejercicio. ¡Hay que acabar con eso!