Agentes policiales impidieron esta tarde la marcha que familiares de la niña Liz María, quien fue asesinada y desaparecida el pasado día 16, tenían previsto realizar con el objetivo de que las autoridades esclarezcan el caso.

La marcha, que saldría de los alrededores de la residencia de los padres de la menor, no pudo continuar, ya que el comandante de la zona, el coronel Nelson Yovani Sánchez, dijo que no presentaron el permiso correspondiente para actividad.

El señor Starlin Francisco Santos, conocido  como “El panadero”, confesó haber matado a la menor y lanzado su cadáver en las aguas del mar, en las inmediaciones del kilómetro 14 de la Autopista Las Américas. Las autoridades permanecieron por alrededor de una semana buscando el cuerpo de manera infructuosa, pero no fue posible dar con su paradero, por lo que desistieron de la búsqueda.

Al rechazar las declaraciones de los familiares y vecinos, en el sentido de que la Policía no está trabajando en la búsqueda de la menor, dijo que sostuvieron una reunión con el abogado que lleva el caso, donde le mostraron las evidencias de todo el trabajo que se ha hecho tanto la Policía como el ministerio público durante las investigaciones.

Dijo que el martes sostendrán otra reunión para mostrar imágenes del recorrido que han hecho durante la búsqueda, y donde también se muestran en cámara que el acusado acudió al lugar a lanzar el cuerpo de la menor.

“Si es verdad que ella quiere paz, ¿por qué no van a la iglesia y encuentran paz ahí?, se quejó el oficial al escuchar los reclamos de los que participarían en la marcha.

Sin embargo, explicó que la marcha no está prohibida, pero que deben solicitar el permiso correspondiente, “con la debida regularización que se debe tener”, dijo el oficial, quien aseguró que si obtienen el permiso los acompañarán en la actividad.

“Busquen un permiso a Interior y Policía y el Intrant y lo apoyamos”, reiteró.