Santo Domingo.- El Ministerio de la Juventud gasta cada año 100 millones de pesos en el Premio Nacional de la Juventud, cuando con tres millones sería suficiente, según afirmó hoy Kimberly Taveras, recién anunciada por el presidente electo Luis Abinader como la próxima ministra de la Juventud.

Taveras adelantó que en sustitución de este premio creará un programa para los emprendedores junto a banca solidaria, que incluiría ferias de ideas para que luego sean financiadas las más brillantes con el capital semilla.

También anunció la construcción de dos plazas de emprendedores donde a los jóvenes beneficiados se les financiarán sus proyectos por un año y se les facilitarán en las casas de la juventud de cada provincia un espacio para ser utilizado como sus oficinas de trabajo.

Entiende que uno de «los males más grande» que actualmente afecta a la juventud dominicana es el desempleo, a pesar de que hay muchos que son preparados académicamente en todo el país.

Para los que no están capacitados, se creará el programa «El banco de empleo» que en conjunto con los ayuntamientos identificará las plazas necesarias y crearlas en el Instituto de Formación Técnico Profesional (INFOTEP) para capacitar a esos jóvenes.

La ministra de la Juventud a partir del 16 de agosto informó que firmará acuerdo con diferentes instituciones para garantizar un porcentaje de mano de obra local y joven.

Para financiar los programas de la juventud, Taveras propone colocar impuestos a los refrescos o gaseosas, ya que están ocasionando un grave problema de obesidad en jóvenes y la mayoría de esas empresas son extranjeras, así no tendría ninguna repercusión en la economía del país.

Entre las primeras medidas a tomar está el cambio de local a una de las instalaciones que anunciaron su disolución «ya que solo cuentan con un local alquilado donde pagan muchísimo dinero y no es un lugar adecuado».

Al ser entrevistada en el programa “El Despertador” trasmitido por Color Visión, Taveras dijo que en su gestión se creará un plan para tratar en conjunto con el Ministerio de Salud pública el embarazo en adolescentes. Como parte de ese plan el ministerio donará anualmente 250 becas para que jóvenes que tengan vocación estudien ciencias.

A cada becaria les brindarán una «tarjeta joven» para cubrir sus necesidades básicas y se encargarán de ellas hasta concluir sus carreras para que tengan la oportunidad de hacer sus maestrías y doctorados sin contratiempos con el compromiso de servirle al país por un mínimo de cinco años.

Fuente: Periódico El Día