Luis Eduardo Velásquez Cordero (El Pequeño), señalado como uno de los cabecillas de la red lavado de activos de César el Abusador, pidió perdón a su familia, sus amigos y a la sociedad “por los errores cometidos y daños que pudo haberles ocasionado”.

El imputado expresó estas palabras luego de aceptar irse en extradición a los Estados Unidos, de manera voluntaria, para responder por la acusación de lavado de activos producto del tráfico de drogas que le formula la Fiscalía de Nueva Jersey.