Las fuerzas del orden arrestaron a los dos dueños de un gimnasio del estado de Nueva Jersey, en Estados Unidos, que se negaron repetidamente a acatar las normas para combatir la pandemia del coronavirus, confirmó la policía este lunes.

Ian Smith, de 33 años, y Frank Trumbetti, de 51 años, fueron acusados de desacato y de violación de una ley de control de desastres después de no haber querido mantener el cierre de su gimnasio, el Atilis Gym, situado en la localidad de Bellmawr, apuntaron los medios locales.

Los dos empresarios se habían mostrado abiertamente en contra de las normas impuestas por el gobernador de Nueva Jersey, Phil Murphy, que mantienen este tipo de locales cerrados durante la pandemia del coronavirus, e incluso llegaron a presentar una denuncia contra los legisladores al argumentar que se estaban violando sus derechos constitucionales al forzar la clausura del negocio.

El arresto se produce después de que el pasado miércoles el juez Robert Lougy les ordenara desalojar el local y que dejaran de reabrir el gimnasio.

Sin embargo, después de esa orden, los dos propietarios y otras personas fueron vistas utilizando las instalaciones, según las fuerzas del orden.

Tanto la policía como los fiscales pidieron a Smith y Trumbetti que abandonaran el lugar, y cuando se negaron, fueron arrestados.

Después de que se les presentara los cargos formalmente, fueron puestos en libertad.

En una publicación en la página de Facebook este lunes, Smith atacó al gobernador de Nueva Jersey, al que acusó de estar “demostrando su fuerza como un tirano”.

“Oficiales de la oficina del sheriff del condado entraron en el local sin una orden judicial ni obedeciendo las señales que estaban puestas en la puerta de que primero debían llamar”, argumentó Smith.

“Esto va a ser muy divertido en los tribunales”. agregó.

En los primeros meses de la pandemia, Nueva Jersey fue uno de los estados más golpeados como resultado de su cercanía a Nueva York, el que fuera el epicentro del coronavirus en EE.UU.

Hasta la fecha, ha registrado cerca de 180.000 casos y más de 13.800 muertes.