Morgan Freeman, de 83 años, nacido en Memphis, Estados Unidos, es una de las voces más autorizadas en Hollywood para hablar en contra del racismo. Y por estos días, después de que un policía de Minneapolis asesinó al afroamericano George Floyd, el actor criticó con dureza a Donald Trump, presidente de su país.

“Fuck you, Trump”, dijo Freeman, ganador de un Oscar en 2005 por su papel en la película Million Dollar Baby, como parar dejar bien en claro que estaba muy enojado porque el primer mandatario había señalado que iba a mandar al ejército a custodiar las calles.

Luego, agregó: “¡Debemos eliminar este cáncer racista de infligir más daño en el alma de nuestro país! Lo más importante que pueden hacer este año es votar, y motivar a sus amigos, familiares y vecinos a votar también. ¡Juntos, podemos terminar con esta locura el 3 de noviembre!”.

El racismo es el gran tema en el país del Norte. Y por eso hay marchas, protestas, en fin…

Pero hubo un día en el que Dios fue negro.

¿Cuándo? Justamente, el día en que Morgan Freeman se puso en la piel del “supremo” en la película Bruce Almighty, de 2003 y dirigida por Tom Shadyac, que llegó a la Argentina como Todopoderoso.

Como protagonistas del filme, a Freeman lo acompañan Jim Carrey y Jennifer Aniston.

¿De qué se trata? Bruce Nolan (Carrey) trabaja como cronista en un noticiero, pero está insatisfecho porque quiere convertirse en el presentador principal. Y se enfurece cuando le dan ese puesto a Evan Baxter (Steve Carell).

Entonces, protesta ante Dios (Freeman). Y Dios le concede todos sus poderes… Siempre en tono de comedia, Nolan se aprovecha de eso.

“Las personas quieren que yo les resuelva todo. Pero de lo que no se dan cuenta es de que ellas tienen el poder. ¿Querés ver un milagro, hijo? Sé tú el milagro”, dice en un momento el personaje de Freeman.

No fue la única vez que el artista trabajó en alguna producción vinculada con Dios. En 2016, por National Geographic, estuvo al frente de la serie La historia de Dios.

Allí, el actor explora diferentes culturas y religiones e indaga en temas como la fe, el perdón, la culpa….

«Casi todas las religiones cuentan con una figura cuyos fieles creen que fue elegida por Dios. Los musulmanes tienen a Mahoma. Los cristianos tienen a Jesús. Los judíos tienen a Moisés y a Abraham. ¿Por qué giramos alrededor de estos elegidos y de qué manera orientan nuestra fe?», se pregunta Freeman en el monólogo de introducción del primer capítulo de la segunda temporada.

«Una de las cosas que más nos gusta cuando hacemos esta serie es encontrar las interconexiones que todos los seres humanos comparten a través de las diferentes ideologías, religiones y culturas, a la hora de encontrar la respuesta a los grandes misterios de la vida», explicó Freeman sobre el proyecto.

«Espero que esta serie continúe no sólo entreteniendo e informando, sino también abriendo el diálogo que nos permita entender a nuestros semejantes tanto en los Estados Unidos como en el resto del mundo», agregó.

Freeman, queda a la vista, es alguien sensible, con mucho compromiso social. A continuación, un compendio de sus frases más recordadas.

“Martin Luther King no es un héroe negro. Es un héroe americano”.

“Ernest Hemingway escribió: ‘El mundo es un buen lugar por el que vale la pena luchar’. Yo estoy de acuerdo con la segunda parte”.

“La fatiga, la incomodidad y el desaliento son simplemente síntomas de esfuerzo”.

“En el lugar más duro de la Tierra… el amor encuentra un camino”.

“Siempre les digo a mis hijos que, si cedés, la gente te pasará por encima. Pero si sigues luchando, avanzando, alguien siempre te dará una mano. Siempre. Pero tenés que seguir bailando, debés mantener los pies en movimiento”.

“Ponete a prueba, es el único camino que conduce al crecimiento”.

“Si vivís una vida de fantasía, tu vida no vale nada hasta que hagas algo que desafíe tu realidad”.

Fuente: El Clarín