La piel, los pulmones, los ojos y las vías nasales son algunas de las áreas del cuerpo que pueden ser afectadas por la humareda en la ciudad de Santo Domingo provocada por el incendio en el vertedero de Duquesa.

Así lo aseguró ayer la doctora Ivelisse Acosta, presidenta de la Sociedad Dominicana de Neumología y Cirugía Torácica, quien advirtió que ese humo tóxico genera más estrés emocional a las familias que ya están sobreviviendo a la pandemia del covid-19.

Ronquera, dolor de cabeza, de pecho y exacerbación de cuadros respiratorios y asma son situaciones que probablemente desencadene la humareda que se cierne sobre el Gran Santo Domingo. Es un ingrediente más de estrés y va contra la tranquilidad de la gente.

Recomendó a las autoridades detener el humo que se esparce sobre la ciudad y a la población que se mantenga encerrado para evitar las afecciones. Usar mascarilla y paño húmedo y hasta lágrimas artificiales, recomendó. En horas de la mañana, el ministro de Salud dijo que se trata de un problema recurrente en la capital, por el vertedero Duquesa. El vertedero es el más grande del país.