El precio del petróleo intermedio de Texas (WTI) abrió este martes con otra caída del 5%, hasta los US$12.14 el barril, motivado una vez más por la falta de espacio a nivel mundial para almacenar todo el crudo que se produce en un contexto de caída de la demanda a raíz de la pandemia del COVID-19.

A las 9:15 hora local de Nueva York (13:15 GMT), los contratos futuros del WTI para entrega en junio restaban US$0.64 con respecto a la sesión previa del lunes.

Los precios del oro negro volvían a bajar y los problemas el almacenamiento del WTI, especialmente en el principal punto de entrega situado en Cushing (Oklahoma), obligaban al crudo estadounidense a dejar atrás las ganancias registradas en la segunda mitad de la semana pasada, cuando con el cambio de contrato para junio logró sobreponerse a la histórica cotización del barril en negativo que registró el pasado lunes.

Los expertos apuntan a que el contrato de junio podría seguir pronto la senda del de mayo y advierten de que la situación sin precedentes en la que el barril operaba en negativo y los productores pagaban a sus compradores por llevarse el petróleo de sus instalaciones podría repetirse.

“El contrato de junio está cayendo debido a la realidad de que los niveles de demanda están muy por debajo de los niveles de producción actuales y las opciones de almacenamiento siguen siendo limitadas”, dijo en declaraciones a CNBC Reid Morrison, asesor de petróleo y gas de PriceWaterhouse Cooper.

“La agitación en los mercados será significativa a medida que las economías lidien con bloqueos y vuelvan a la normalidad”, agregó.

Fuente: Listín Diario