En Europa, donde el coronavirus mató a más de 110.000 personas, la mayoría de países mantiene un confinamiento más o menos estricto.

Países como Alemania empezaron a levantar parte de las restricciones, pero manteniendo el distanciamiento social. Otros como Italia, Francia o España apuntan a mayo.