En redes sociales e hizo viral el video en donde un empresario restaurantero del estado mexicano de Sonora, llora al avisarle a sus empleados que les pagará por última vez, al desplomarse sus ventas por la crisis del COVID-19.

“Estas lágrimas no son de debilidad, son de coraje, de frustración, pero si sigo acabándome lo que tengo no vamos a tener donde volver, me van a embargar”, dice Ramón Sesma Coronado, quien daba empleo a 80 personas en dos franquicias de comida y un despacho contable.

Sesma dice que ser empresario en México es muy sufrido, que hipotecó sus propiedades para mantener su negocio de restaurantes que tuvo durante y lanzó una crítica a la administración del presidente López Obrador, a la que acusó de regalar dinero en lugar de apoyar a los empresarios que generan empleo.

Fuente: La Opinión