Después Del Corona-virus

Por: José Díaz Nin

Son muchas las advertencias que hacen los economistas, y algunos que otros empresarios, sobre lo que deviene al país después de esta cuarentena. Una de esas advertencias es la que plantea la Confederación Nacional  de Productores Agropecuarios (CONFENAGRO) sobre la crisis alimentaria que podría  afectar a las familias dominicanas luego del paso, por nuestra tierra, de esta terrible pandemia.

Prever es ver antes  y sea cierta o no, una exageración o  producto de la politiquería,  la crisis económica o alimentaria no se puede ignorar. El gobierno, desde ya,  debe ir creando las condiciones y tomando las medida pertinentes para poder  enfrentar con éxito a esta crisis, que sin lugar a dudas,  le dará  muy fuerte a las  familias  pobres.

La importación temprana o a tiempo de alimentos podría ser unas de esas medidas  para enfrentar efectivamente dicha crisis. Siempre hay que estar preparado y no podemos dejar que llegue la crisis para luego buscar soluciones creando comisiones que no resuelven nada.

Es importante que las familias dominicanas encuentren un garante  para que, por lo menos, le  asegure una alimentación a bajo costo o sin importar el costo.

Como ustedes saben  son muchas las familias que, hoy por hoy,  no están generando ingresos y que las remesas que recibían son cada vez más escasas.

Es mi recomendación que escuchen a los actores principales de la producción de arroz, plátanos, carnes, huevos,  leche, frutas, vegetales, habichuelas, guineos, papas, trigo pues este es un país agrícola y la producción agropecuaria de ciclo corto podría ser una  gran solución.

Los productores siempre esperan de la atención del gobierno para imprimirle dinamismo a este sector y estar a tiempo con la producción de alimentos que satisfaga la demanda de las familias dominicanas.

Es precisamente ante esta situación que los políticos, empresarios gobierno y todos los dominicanos deben concertar mayor interés.