La secretaria ejecutiva de la CEPAL, Alicia Bárcena, estima que la crisis por el COVID-19 representará para América Latina y el Caribe “la recesión más grande que ha sufrido la región desde 1914”, de un -5.3 %.

“La economía mundial no va a volver a la normalidad”, sentenció.

No obstante, dijo que República Dominicana será el único país de la región que no registrará una caída, dado el acelerado ritmo de crecimiento que ha registrado el país durante los últimos años.

Durante una conferencia de prensa virtual, dijo que las medidas que están tomando los gobiernos de la región no son suficientes y que será necesario más financiamiento.

Agregó que los organismos multilaterales deberían otorgar alivios del servicio de la deuda e, incluso, eventuales condonaciones de deuda a ciertos países, y que esas medidas no deben centrarse solo en los más pobres, sino también en las economías de renta media.

“No habrá progreso si no hay solidaridad internacional”, dijo.

Bárcena señaló que el aumento de la pobreza será considerable y que la Cepal estima que el número de pobres en América Latina y el Caribe subirá en casi 30 millones este año debido a la crisis del COVID-19, al pasar de 186 a 214 millones de pobres.

Fuente: Diario Libre