Para la mayoría de la población dominicana resulta una música a sus oídos la posibilidad de que le sea entregado los recursos acumulados en sus Cuentas de Capitalización Individual (CCI) o de Reparto, para recibir una pensión al momento de su retiro de trabajos, bien sea por vejez, discapacidad o enfermedad.

Sin embargo, esto sería casi imposible porque, según datos oficiales cerca del 80% de los fondos de pensiones están invertidos en títulos de Hacienda y certificados del Banco Central .

Al 29 de febrero de este 2020, el sistema provisional dominicano tenía invertido RD$651,034.78 millones, con una rentabilidad promedio de 10.74%. De estos, un 35.75% está colocado en títulos de Hacienda y un 41.72% en títulos del BCRD, para un 77.8% de los recursos.

Los bancos múltiples tienen un 9.51%, Asociaciones de Ahorros y Préstamos (AAyP), y Bancos de Ahorros y Créditos, un 0.09%; las empresas privadas 4.95%; organismos multilaterales como el BID-Invest y la IFC del Banco Mundial, un 0.10%. Otras inversiones se encuentran colocadas en fideicomisos de oferta pública, un 0.64% ,y un 5.20% en Fondos de Inversión.

Habría que remover el sistema y comenzar a vender en el mercado de valores muchos de esos bienes que, por demás, ni están terminados, como es el caso de miles de proyectos de construcción de viviendas de bajo costo. Otras inversiones mínimas se han hecho en dólares.

Hasta el 20 de febrero 2020, el patrimonio de los fondos de pensiones ascendía a RD$726,017.9 millones, según los últimos datos estadísticos de la Superintendencia de Pensiones (Sipen).

En las últimas semanas políticos y economistas han planteado la posibilidad de que se use parte de los fondos de pensiones acumulados en el sistema provisional por los trabajadores dominicanos para que estos puedan hacer frente al impacto del brote del coronavirus (COVID-19).

Hay quienes han planteado reformular los reglamentos en el Congreso Nacional y normado por el Consejo Nacional de la Seguridad Social (CNSS) y la Sipen. Otros, sugieren que el desembolso sea de RD$15,000 millones y comenzar a identificar inversiones que se puedan monetizar en un breve tiempo y que sea el BCRD quien recompre esos bonos para darle liquidez a las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP), para no afectar ni la inflación, ni la tasa de cambio, sino “aumentar la demanda interna”, apunta en sus redes el economista Eduardo Tejera. El también economista Luis Manuel Piantini opina que es el Estado quien debe pagar durante dos o tres meses los salarios de los trabajadores, porque los recursos de los fondos de pensiones no están disponibles y no sería justo es poner a los trabajadores a cargar con la pérdida de sus ahorros y también perderán entre un 40% y 50% de su capacidad de ingresos al momento del retiro.

Fuente: Listín Diario