Cinco familias del barrio Mejoramiento Social, en el Distrito Nacional, están a la intemperie desde el pasado domingo, debido a que las viviendas que ocupaban se quemaron totalmente. Solicitan al Instituto Nacional de la Vivienda (INVI) que les ayude a reconstruir las casitas.

Ismael Charles no puede contener las lágrimas al narrar como ha quedado luego que un incendio destruyó lo poco que tenía en una cuartería de la calle Juan Evangelista Jiménez, del barrio Mejoramiento Social.

El hombre con más de 70 años de edad, cuenta que con mucho sacrifico, vendiendo en un ventorrillo compró su cama, tenía unos mueblecitos y una televisión donde se entretenía cuando llegaba de trabajar y todo eso se quemó.

Indicó que vivía solo en el lugar porque no tiene familiares y que cuando ocurrió el incendio, el domingo a las 8:00 de la noche, no le dio tiempo a sacar nada porque explotó el cilindro de gas, quedando solo con la ropa que tenía encima.

“Le pedimos al INVI que nos ayudara con lo que pueda, que nos construya eso, ahora mismo estoy en casa de un amigo y que nos ayude a construir eso para hacer mi vida. Gracia a Dios estoy vivo”, dijo entre sollozos.

Fiordaliza Grullón es una vecina también afectada. De su lado solo se pueden ver los alambre de lo que era uno de sus colchones. Ahí también todo se quemó, pero la señora da gracias a Dios porque está viva junto a sus seis hijos y esposo. Solo uno de sus hijos tiene algunas dificultades por la inhalación de humo.

Lamentó que uno de sus vecinos, que no identificó, haya sufrido quemaduras de segundo grado y está internado en el hospital Ney Arias Lora en la unidad de cuidados intensivos.

Grullón también solicitó ayuda de las autoridades porque aunque los afectados vivían alquilados, ahora no tienen donde vivir con sus familias.

“Ahora mismo yo me alojo donde una cuñada mía y cuando ella está ahí, dormimos en el carro del esposo mío”, dijo.

Hasta ahora el Plan Social de la Presidencia ha ido en auxilio de las familias. La directora Iris Guaba, acudió al lugar y le llevó 16 colchonetas, 32 sábanas, 16 mosquiteros, fardos de agua y raciones alimenticias.

Se reunió con las familias afectadas, a las cuales dio la primera respuesta y se comprometió a presentar y gestionar el caso ante instituciones del Estado, como el Instituto Nacional de la Vivienda, INVI, con la finalidad de que se haga un levantamiento.

“Estamos comprometiéndonos a apoyarlos inmediatamente ellos tengan donde vivir, porque nosotros no construimos casas, vamos a sustituirle sus enseres. Hoy vinimos a darle nuestra primera respuesta, para que en las casas donde ellos estén guarecidos no sean una carga y ponernos a disposición en los que ellos nos necesiten, dijo Guaba.