Bill Clinton reveló en un documental que tuvo sexo oral, siendo presidente, con la entonces becaria de la Casa Blanca Monica Lewinsky para controlar sus ansiedades.

El expresidente de Estados Unidos reveló que en el momento en el cual conoció a Lewinsky, la presión del trabajo lo hizo sentir como un boxeador que había hecho 30 rondas y miró a Lewinsky como “algo que lo distraerá por un tiempo”, según reveló el diario Daily Mail, que tuvo un adelanto del audiovisual.

Clinton habló en el documental “Hillary”, que trata sobre su esposa Hillary Clinton y saldrá este viernes por el servicio de en directo.

Daily Mail agregó que Clinton ofrece en el documental una disculpa a Lewinsky y dice que se sintió “terrible” porque la de ella se definió por el escándalo.

La noticia del escándalo surgió en 1998 y llevó a un juicio político al entonces presidente de Estados Unidos, quien luego fue exonerado de todos los cargos de perjurio y obstrucción de justicia.

El affaire entre el ex jefe de Estado y la joven becaria estalló en enero de 1998, cuando una amiga de ella presentó unas grabaciones al FBI donde se relataban los encuentros sexuales entre ambos. El escándalo se hizo público y el presidente demócrata fue sometido a un juicio político por perjurio por la Cámara de Representantes. Finalmente, fue exonerado y luego logró la reelección.

En un principio, Clinton negó las acusaciones al jurado que había iniciado las investigaciones, y a su propia esposa, quien le creyó. Pero la presión fue en aumento hasta que llegó uno de los momentos más duros: confesarle a Hillary la verdad.

“Fui y me senté en la cama y hablé con ella. Le dije exactamente lo que sucedió, cuándo sucedió… Le dije que me sentía terrible por eso. Hemos pasado bastante en los últimos años. Le dije que no tengo defensa, que es inexcusable lo que hice”, relató Bill en el documental.

Hillary también se refirió a ese doloroso momento: “Estaba devastada. Yo no lo podía creer. Personalmente me lastimó, no lo podía creer”. La ex secretaria de Estado durante el gobierno de Barack Obama contó que le dijo a su esposo que debía contarle a su hija Chelsea, quien en ese entonces tenía 18 años.

Bill reconoció que esa charla con su hija fue “horrible”, que era peor que contárselo a su esposa. Al ser consultado sobre por qué decidió arriesgar tanto su matrimonio como su presidencia con el affaire, dijo que en ese momento no tomó dimensión de las consecuencias. En cambio, las presiones de estar en la Casa Blanca lo llevaron a buscar “una distracción”.

Tras lo sucedido, la familia fue a Martha’s Vineyard de vacaciones. Al regreso, después del fuerte cimbronazo que provocó la noticia, Hillary decidió apoyar a su esposo y luchar contra su juicio político. En el viaje de vuelta a Washington en el helicóptero, su hija Chelsea los tomó a ambos de la mano. “Cuando ella hizo eso, ¡oh Dios mío!, pensé que eso era tan increíble, tan fuerte y tan sabio”, recordó, emocionada, Hillary.

Además, ambos destacaron como positivas las terapias que realizaron para salvar su matrimonio. Aunque también estuvieron marcadas por “discusiones fuertes y dolorosas”. “La terapia fue una de las cosas más difíciles que he tenido que hacer, pero fue necesario. Ella lo merecía, Chelsea lo merecía y yo lo necesitaba”, sostuvo el ex presidente norteamericano.

“La vida de todos tiene presiones y decepciones, terrores, miedos a lo que sea (…) Cosas que hice para controlar mis ansiedades durante años. Soy una persona diferente, totalmente diferente de la que era”’, agregó.

La última vez que Bill habló sobre el escándalo fue en 2018. En ese entonces sus palabras provocaron una nueva polémica ya que sostuvo en ese entonces que no le debía ninguna disculpa a Lewinsky. Durante el documento, en cambio, mostró otra postura y se disculpó con la ex becaria. “Me siento terrible por el hecho de que la vida de Monica Lewinsky fue definida por eso, injustamente creo”.

“A lo largo de los años la he visto tratando de recuperar una vida normal, pero tienes que decidir cómo definir lo normal”, subrayó.

Lewinsky tenía 22 años cuando en 1995 ingresó a trabajar como becaria en la Casa Blanca, tras lo cual comenzó una relación sentimental con Clinton, de 49 años. En 2014, había insinuado durante una entrevista a Vanity Fair haber tenido “tentaciones suicidas” por la “vergüenza y el miedo” sufrido.

El documental de cuatro horas, dirigido por Nanette Burstein, muestra la vida pública de Hillary desde sus días de estudiante hasta su derrota en las elecciones presidenciales de 2016 ante Donald Trump. La ex secretaria de Estado fue entrevistada durante casi 35 horas, así como muchos miembros de su equipo de campaña. Una de las presencias más relevantes es la del ex mandatario Barack Obama.

En diálogo con Vanity Fair, Hillary reconoció que decidió encarar este proyecto “porque no me estoy postulando para nada”. “Sentía que si no contaba mi versión de la historia, ¿quién lo haría? Al menos habrá una línea de base: esto es lo que realmente sucedió en mi vida”.