En los 40 días que han pasado desde el estallido del brote del nuevo coronavirus en el mercado de animales vivos de Wuhan, han cambiado muchas cosas en la forma en que expertos y autoridades sanitarias luchan contra la epidemia. Sin embargo, había una cosa que había permanecido bastante casi inmutable desde entonces: el periodo máximo de incubación del virus era de 14 días.

Es decir, si pasados 14 días de la posible exposición al virus, no había síntomas, se podía descartar la infección. De ahí surgían las dos semanas de cuarentena que recogen todos los protocolos oficiales de actuación contra el virus y también la medida de prohibir el acceso al recinto de la MWC a todos los visitantes que “hayan estado en China hace menos de 14 días” que la GSMA anunció este fin de semana. Sin embargo, una nueva investigación china liderada por el reconocido epidemiólogo Zhong Nanshan (veterano de la crisis del SARS) señala que el periodo máximo de incubación podría ser de 24 días, 10 más de lo que creíamos.

De confirmarse, las medidas de la GSMA no solo estarían obsoletas, sino que serían irrelevantes.

El estudio realizado con 1.099 pacientes infectados por coronavirus en 31 regiones distintas de China muestra que aunque el periodo medio de incubación está en torno a los tres días (y no cinco como se pensaba inicialmente), hay casos que llegan sin dificultad hasta los 24 días. Además son que lo que hasta ahora considerábamos uno de los primeros síntomas clínicos, la fiebre, solo se manifestó en un 43,8% de los pacientes en el momento de su primera visita al médico. Sin embargo, se terminó desarrollando en el 87,9 % tras su ingreso hospitalario.

Esto significaría que la ausencia de fiebre es más frecuente de lo que se pensaba y, por lo tanto, se pone en cuestión la eficacia de los controles térmicos, otra de las medidas que anunció la GSMA para incrementar la seguridad de los visitantes y participante del Mobile.

Es estudio también trae buenas noticias. La principal es que es menos letal que el SARS y el MERS. “Mientras el nuevo coronavirus tiene una tasa de mortalidad (provisional) del 2%, el SARS estuvo sobre el 10% y el MERS fue del 35%”, explicaba Ian Lipkin, director del Centro de Infecciones e inmunidad de la universidad estadounidense de Columbia.

Es importante señalar que, pese a que las autoridades chinas ya trabajan sobre sus conclusiones, el estudio aún no ha sido publicado y, por ello, debemos prudentes en la interpretación de los datos y recordar que ya hemos tenido estudios sobre el coronavirus que han resultado erróneos). Sin embargo, la importancia del dato es capital y, en estos momentos, las autoridades sanitarias de todo el mundo están revisando las conclusiones con vistas a modificar unos protocolos que pueden haber quedado desfasados.

¿En qué situación deja esto al Mobile?

En una situación como la actual, las medidas que la GSMA anunció el domingo pasan a perder su utilidad de “cortafuegos”. La sensación de seguridad que querían transmitir a los participantes con la prohibición de acceso a las personas que hayan visitado China en los 14 días previos, los controles térmicos o las certificaciones médicas se desmorona. Ninguna de ellas sería efectiva para asegurar que el virus no traspasa los muros de la Fira de Barcelona donde se celebra el MWC.

Sin embargo, es importante tener en cuenta que la GSMA no fue nada original con sus medidas. Como explicábamos ayer, las restricciones no fueron más que una “traducción” de los criterios epidemiológicos y clínicos que recogen los protocolos internacionales a la realidad del Congreso y a su capacidad operativa. Es razonable pensar que, en los próximos días, si se modifican estos protocolos para incluir este periodo de incubación extendido, las medidas de seguridad del Mobile se vuelvan más estrictas.

Lo que no está nada claro en este momento es si ese movimiento servirá de algo. Hoy por hoy, el MWC se tambalea y da la sensación de que nada puede impedir la cascada de cancelaciones que amenaza con dejar sin contenido uno de los mayores eventos tecnológicos del año.

Fuente: Xataka

Crédito a Diario Financiero