Varias personas resultaron heridas por un temporal que provocó el caos en diferentes ciudades del estado de São Paulo.

Un deslizamiento de tierra provocado por las fuertes lluvias sepultó varias viviendas en el municipio de Osasco (São Paulo, Brasil) la mañana del pasado 10 de febrero.

Los bomberos rescataron con vida a un niño de 7 años que quedó atrapado bajo los escombros y ahora se recupera en un hospital, mientras que otras dos personas resultaron heridas en ese alud de lodo, informa la prensa local.

Esas precipitaciones comenzaron la tarde del pasado 9 de febrero y provocaron el caos en varias ciudades porque varios ríos se desbordaron y se produjeron desde inundaciones hasta corrimientos de tierras y cortes en los suministros de agua potable y electricidad.

Fuente:Rt