Al menos doce personas han muerto y un número indeterminado han resultado heridas este sábado cuando un soldado disparó de manera indiscriminada en un centro comercial de la ciudad de Nakhon Ratchasima, en el este de Tailandia, ha informado la Policía.

El sospechoso, identificado como Jakrapanth Thomma, se encuentra dentro del recinto comercial, donde varias personas permanecen atrapadas, y, según medios locales, mantiene como rehenes a más de una decena de personas.

El asaltante publicó en su perfil de Facebook, que más tarde fue borrado, fotografías y comentarios sobre el asalto.

El militar robó un vehículo de su base para desplazarse al centro de la ciudad, donde primero abrió fuego con un rifle de asalto contra un militar superior y otros compañeros, para después entrar en un centro comercial y seguir disparando de manera indiscriminada contra varias personas, ha informado el canal de noticias Thairath.

Equipos de asalto del Ejército rodean el centro comercial

También se ha registrado una explosión y un incendio, que según las informaciones preliminares se debería a la deflagración en la cantina del recinto de una bombona de gas a causa de los disparos.

Equipos de asalto del Ejército rodean el centro comercial y las autoridades han cortado calles y establecido un perímetro de seguridad de dos kilómetros alrededor de recinto para tratar de capturar al asaltante.

La policía ha evitado pronunciarse sobre el posible motivo del crimen, aunque el supuesto asaltante ha publicado varios mensajes políticos y de venganza contra el cuerpo castrense en las redes sociales.

Tailandia es uno de los países del mundo con mayor número de armas, con más de diez millones entre legales e ilegales y una media de unas quince por cada cien personas, según la organización Gun Policy, aunque los tiroteos o los asaltos con armas de fuego no son habituales.

Fuente: Rtve