La Clase del 2020 del Salón de la Fama sólamente ha incluido a Derek Jeter y a Larry Walker, dejando fuera a muchos legendarios peloteros cómo Curt Schilling y Omar Vizquel. Sin embargo, ninguno de ellos tiene una sombra tan grande cómo la que posa sobre Barry Bonds, Roger Clemens y Sammy Sosa, quiénes son los estandartes de la Era de los Esteroides, un tiempo que seguro MLB quiere olvidar y enterrar en el pasado.

Los tres están en su octavo año de elegibilidad y sólamente tienen 2021 y 2022 para por fin entrar al Salón de la Fama, por lo que el tiempo se acaba para los tres peloteros, con Bonds y Clemens cómo los más plausibles a obtener dicho honor, no así para el dominicano Sammy Sosa.

Bonds y Clemens no se movieron bastante del porcentaje que obtuvieron en 2019, obteniendo el 60.7 y 61 por ciento de los votos, mientras que en el caso de Sosa, se encuentra bastante lejos de la inmortalidad con 13.9 por ciento, por lo que para Bonds y Clemens es más fácil obtener el 75% necesario para llegar a Cooperstown, no así para Sosa.

Al final de cuentas, parece ser que la candidatura de Bonds y Clemens sigue en el limbo, aunque no tienen mucha tracción en sus últimos dos años de candidatura, es probable que entre, caso contrario con Sosa, quién necesita de un auténtico milagro para poder entrar a Cooperstown.