Jeane y Paul Briggs se pusieron de novios cuando eran tan sólo unos adolescentes, y desde ese momento siempre soñaron con tener una familia grande. Con el tiempo lograron cumplir su sueño, y ahora pueden presumir ser los padres de 38 jóvenes, según se informó en Jumble Joy.

Tan pronto se casaron, Jeane quedó embarazada una y otra vez, empezando a cumplir su sueño de tener una enorme familia. Sin embargo, la pareja pronto se dio cuenta de que querían tener más de los que podían. Por eso, ellos solo tuvieron tres hijos biológicos, y después comenzaron a adoptar niños.

El primero que adoptaron fue un pequeño huérfano invidente, llamado Abraham, que Jeane conoció en 1985 en México durante una misión cristiana. Ella le habló a su esposo del pequeño y los dos decidieron tenerlo como hijo.

Después de esto, la pareja siguió buscando más y más niños para seguirlos adoptando, hasta llegar a tener 38. Algunos de ellos originarios de países como Ghana, México, Ucrania, Rusia y Bulgaria, de acuerdo con Tip Hero.

Algunos de sus hijos ya crecieron y salieron de casa, pero la pareja aún tiene 25 pequeños viviendo con ellos. Debido a esto, ellos llegan a gastar hasta $50,000 dólares al año en víveres.

Aunque los Briggs no anticiparon tener a tantos niños cuando se casaron, dicen que hasta el momento no se han arrepentido. De hecho, se sienten agradecidos y satisfechos por la vida que han tenido hasta ahora.