Los Charlotte Hornets se enfrentaron a los Milwauke Bucks en un histórico partido que se disputó en Francia, en un intento por extender su dominio global. Tras la victoria de los Bucks por 116 a 103, el dueño de los Hornets Michael Jordan brindó una conferencia de prensa.

Fue en las oficinas del AccorHotels Arena de París en donde el legendario basquetbolista contestó a las preguntas de los periodistas, entre la que se destacó la de uno que le consultó acerca de las comparaciones con LeBron James, otro de los grandes en la historia de la NBA.

“Jugamos en eras diferentes”, fue lo primero que atinó a contestar el ex jugador de los Chicago Bulls. “Es un jugador increíble, es uno de los mejores del mundo, sino el mejor”, consideró.

“Se que la tendencia natural es comparar eras con eras y así seguirá siendo. Yo soy un aficionado, me encanta verlo jugar y nuestra liga está invirtiendo en jugadores muy talentosos”, reconoció el dueño de la franquicia de Carolina del Norte.

“Pienso que él ha dejado su impronta y lo seguirá haciendo en lo sucesivo. En cuanto a las comparaciones, pienso que es lo que es y que es una manera de medir. No le voy a dar mayor importancia que eso”, concluyó.

En cuanto al duelo, los Bucks de Melwaukee sumaron su octava victoria consecutiva y propinaron la octava derrota a los Charlotte Hornets (103-116), un partido de rutina si no fuera porque los líderes de la NBA estuvieron dominados durante buena parte del duelo.

Para sumar su victoria número 40 de la temporada, tardaron en despertar los compañeros de Giannis Antelokounmpo y la propia “bestia griega” pareció haber notado los rigores del traslado a la capital francesa, que sustituyó a Londres como sede de la NBA en Europa, dentro de los duelos internacionales de promoción de la liga estadounidense.

El público europeo acudió en masa, aunque solo 15.000 espectadores lograron su entrada, apenas un 10 % de los que la habían solicitado. Tal ha sido el éxito, que la NBA ya ha anunciado que volverá a París el año próximo.