El juego entre Kansas y Kansas State tuvo un final lamentable. Segundos antes de que concluyeran se desató una pelea campal, en la que el jugador Silvio De Sousa perdió los estribos e intentó lanzar una silla.Todo comenzó cuando De Juan Gordon logró robar el balón a los Jayhawks, que intentaban quemar el tiempo en el reloj, al buscar encestar, De Sousa realizó un tapón mandando a su rival al suelo y festejó de manera agresiva dicha acción, lo que causó que desatara la pelea entre ambos equipos.

Las cosas se salieron de control, al grado de que De Sousa intentó agredir a los rivales con una silla, derivando su expulsión y la de todos los jugadores de ambos equipos, excepto de cinco para que se pudiera concluir el partido.