Luego de que durante la recta final de 2019 la ciudad de Venecia, capital de Véneto, en Italia, se vio afectada por inundaciones provocadas por las mareas altas históricas, ahora este centro de amor y turismo padece una grave sequía que amenaza con paralizar las principales actividades que nutren a la economía local; restaurantes y hoteles, los más agraviados.